‘Las de la intuición, ya lo decía Shakira’

las de la intuición
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me llamo Marisa, tengo treinta y tantos, soy latina y vivo en Manhattan. No, es broma, soy de Tenerife y vivo en Taco.  Pero… ¿se imaginan?con Trump, mujer y latina. En fin, es que he visto mucho “Sexo en Nueva York”, soy fan, pero fan, fan.  Hace seis meses que rompí con Fede, Federico. Bueno, hace seis meses que me dejó.

Por las noches, mientras yo escribía, él salía a correr, él iba a ver a su madre, él tenía una amante. Yo lo notaba, en sus labios, en su mirada, en sus “estoy bien, no seas pesada”.

No se los había contado, pero soy escritora. Y se me da de maravilla mentirme. Federico siempre me decía que admiraba algo en mí, y era que mi intuición nunca falla.

Y aquí estoy, poniéndome ciega de helado, viendo “Sexo en Nueva York” y sola. Ha sido la única vez, que no hice caso a mis ideas ‘sentidas’ más que a las ‘pensadas’.  He leído que en nuestros hábitos cotidianos, aquellos que hacemos de manera autómata, usamos nuestro inconsciente, porque si tuviéramos que pensar todo lo que hacemos no haríamos nada.

Pues normalmente me paso mucho tiempo así, siendo una inconsciente. De tal manera que dejo espacio para pensar, y es cuando consigo cierta inspiración para escribir, y también cuando pienso en los demás, que es a donde quiero llegar.

Tengo un secreto, puedo percibir el estado emocional de una persona  por su  escritura. Y las nuevas tecnologías me ayudan a ello. Me mandas un whatsapp,  escribes o dejas de escribir en las redes sociales y lo intuyo. Sé cómo estás. Si te ocurre algo, si estás preocupada o preocupado, un nuevo amor quizá. Ya está, se los he contado. Suelo tener un 90 % de aciertos. Es obvio que es para las personas que son reservadas, no para aquellas que ya dicen lo que les pasa sin que se les haya preguntado. Eso es trampa.

Este jueves presento mi libro. Y tengo un mal presentimiento. Llámalo intuición. Es curioso, pero me siento como si me fuera a casar. Qué diría un psicólogo de esto. Supongo, que hablaría de mi necesidad de tener un día en el que ser el centro de atención tras mi pérdida sentimental  repentina.  El  caso es, que se me eriza la piel, se me seca la boca, me sudan las manos. Ciertas ausencias al acto por casualidades fatales, han hecho que tenga esta sensación, esta intuición que me mantiene alerta.

Alguien me dijo que es por mi pesimismo, algo que me viene de fábrica, pero ya lo dijo Einstein: “La única cosa realmente valiosa es la intuición”. Y mi intuición es la muerte. La muerte así, sin aspavientos, sin que venga esa figura macabra  con la guadaña y me señale a quién y dónde. Pero la presiento.

Iré a la presentación vestida de negro, ¿seré yo o alguien a quién quiero?

Y  cayendo en las más bajas de las debilidades humanas, mi mente reacciona de manera mezquina, deleznable y pienso: Muerte no vengas hoy, espera a mañana, que quizá robes protagonismo a mi libro, o peor, a una treintañera  amargada.

2 Comments on ‘Las de la intuición, ya lo decía Shakira’

  1. Nunca había leído sobre la intuición de manera más divertida y la vez tan intrigante. Felicidades.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*