Ya vienen los Reyes

Ya vienen los Reyes. Tres señores que vienen de Oriente montados en sus camellos y lo tiñen todo de magia en una noche cumpliendo sueños de pequeños y mayores.

Los ojos vidriosos de los niños y niñas en la cabalgata se confunden con el brillo de de las luces navideñas a las que les quedan sólo unas horas para terminar su cometido.

Tristemente, quienes quieren ir adaptando las tradiciones a los nuevos tiempos, convirtiéndolas en fiestas más inclusivas, se han topado con críticas desmedidas y como no, con quien busca hasta en este día sacar rédito político exagerando sus comentarios en redes, no nos olvidamos del: “No te lo perdonaré jamás”, haciendo alusión a la alcaldesa de Madrid, Carmena, por sacar tuiten la cabalgata unos Reyes vestidos de manera diferente.

GRA311. MADRID, 05/01/2016.- El rey Gaspar, acompañado de Melchor (i) y Baltasar (d), junto a la alcaldesa de Madrid, Manuel Carmena (2i), y la concejala de Cultura, Celia Mayer (3d), durante su intervención en el escenario de la Plaza de Cibeles tras finalizar la cabalgata de los Reyes Magos que ha recorrido hoy el paseo de la Castellana, un gran desfile de 33 carrozas ambientado en el viaje mágico por los cinco continentes que Sus Majestades de Oriente han tenido que realizar desde tierras lejanas para alcanzar la capital española. EFE/Mariscal

 

 

Nos encontramos también a personas que dicen que una cabalgata sin camellos no es tal, y lo justifican con la peligrosa frase de “eso ha existido siempre”. Peligrosa porque hay muchas cosas que han existido siempre, y por suerte ya las hemos cambiado, no es una justificación para quedarnos ‘apalancados’, no es justificación para intentar cambiar tradiciones o adaptarlas a los nuevos tiempos por el bien común. Si ahora sabemos que los animales sufren en ciertos ámbitos y antes nadie se preocupaba de ellos, pues por qué para nuestra diversión tenemos que sacrificar su bienestar.

Lo peor de todo, es que los que nos quejamos ante estos cambios somos los adultos, los que ponemos el grito en el cielo, los que sacamos la bilis en las redes sociales. He leído hasta que por qué no se hacía una manifestación por este hecho. Un año sin gobierno, no pasa nada, vacían la hucha de las pensiones, no pasa nada, 50 mujeres son asesinadas al año a causa de la violencia machista, no pasa nada, trabajo precario, no pasa nada. Ahora, no me quites los camellos que te monto una “manifa”.

Nuestros pequeños tienen ilusión, y la mantienen intacta, y les da igual que los Reyes vistan de rosa o vayan o no en camellos, para ellos todo tiene una explicación, y es que son los ‘Reyes Magos’, y la magia todo lo puede. ¿Por qué no han venido los camellos?, pues porque están descansando, esta noche tienen mucho trabajo, y con tanta gente y ruido pueden asustarse. Ya está, pero lo que pasa es que quienes queremos ver al Rey montado en su camello somos los adultos. No escondamos nuestras frustraciones en los sueños infantiles, porque no cuela.

Todo es más sencillo, seamos menos cuadriculados, y disfrutemos como cuando éramos pequeños.

Recuerdo ir a casa de mis abuelos a buscar hierba  para los camellos y dejarla preparada por la noche con un buen cubo con agua.

Recuerdo la hierba húmeda de los días de lluvia o del sereno de las noches frías de invierno, y cómo con mis hermanos la recogíamos nerviosos y llenábamos una bolsa para que no faltara; vendrán cansados- decíamos mientras la arrancábamos de la tierra hecha fango -.

Recuerdo escribir la carta, no más de tres regalos, esa era la norma. Y sabíamos que había cosas que nunca se podían pedir, porque los Reyes ‘no podían’, y nosotros lo sabíamos. Es que eran muchos niños en el mundo, y todos tenían que tener regalos.

Aún hoy siento esos nervios esta noche, mantengo la ilusión. Las cosas han cambiado, pero eso no significa que sean peores, significa que nos hemos adaptado.

Siente la magia, ¡Feliz noche de Reyes!

4 Comments on Ya vienen los Reyes

  1. Buen texto y en solidaridad con esos animales, diré que han tardado demasiados años en darles su merecido descanso. Ser niño y sentirlo, no va con la madurez. Es la magia que llevamos dentro lo que hace que todos los días veamos camellos y cumplamos años de sueños. Felices Reyes Mágicos y gracias Isabel

  2. Yo tengo 34 años y siento esa magia como cuando tenía 8….llevo 3 días durmiendo fatal esperando su llegada…gracias por este relato…mañana será un gran día..

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*