BERTÍN Y JOSÉ MARI- UNA NOCHE DE LIMPIEZA

bertin y jose mari

Anoche pudimos asistir a una charla entre amigos. Dos señores campechanos haciendo un gran acto de limpieza desinfectante, algo previsible ante la publicidad que lo anunciaba. Pero la vanidad de José Mari y el peloteo exacerbado de Bertín impidieron tal efecto.
Un José Mari al que costaba entender, no sabemos si por culpa de ese bigote que ya no es, o por ese acento impostado texano que se le ha quedado de aquellos años en los que avergonzó a un país.
Bertín nos invitaba a hacer un recorrido por los antepasados del expresidente, y este con su discurso, nos ponía en preaviso de lo que iba a acontecer el resto de la noche. José Mari tiene un gran concepto de sí mismo, de todo lo que tenga que ver con él y un gran desprecio por los diferentes.
No pudo faltar en la charla de Bertín y José Mari su ración de machismo, porque entre dos machirulos como ellos, los tópicos tan tópicos como los de “las mujeres desde los tres años son las que mandan y eso es así”, “mis nietos en casa vemos fútbol en una televisión pequeña, la grande es para la niña y sus películas de princesas”, aquí faltaba un “como tiene que ser” de Osborne. Y así los muy y mucho españoles continuaron esta apasionante charla donde lejos de hacer una crítica a los peores momentos de su paso por la Moncloa, se vanaglorió de ellos.
José Mari habló de ETA, del atentado que sufrió. Y expresó el orgullo que siente que le tocara a él, ya que la banda terrorista “sabía que si llegaba al poder sus políticas iban a ser más duras que las del gobierno socialista”. Así, como lo oyen, despreciando de esta manera tan bochornosa a todas las víctimas del PSOE que ETA se llevó por delante. Y todas estas afirmaciones, maquilladas de verdad, o para ser más exactos, las llamaremos mentiras, Bertín permanecía impasible. Sin apostillar absolutamente nada a lo que su querido José Mari le contaba.
Tocó hablar de Iraq, momento en el que José Mari se infló cual pavo real. Su mejor foto: la de las Azores. Que no se encontraran las armas con las que justificaron la intervención, es un pequeño detalle de nada. Pero aquí, en España, ‘la vida sigue igual’.
Pero si algo no podemos perdonarte jamás, es como sigues hablando del 11M. Sigues manteni de una maniobra política. Y sigues diciendo que tu gobierno tenía información de que era ETA quién perpetuó aquel terrible acto terrorista. Dices que no nos engañaste, y que “unos aprovecharon el momento, salieron a la calle y crearon bulos para llegar al poder”.
José Mari, no tienes vergüenza. Habla con los familiares de las víctimas y mantén tu discurso mirándoles a los ojos.
No tienes escrúpulos. Y la aceptación e indiferencia de Bertín ante lo que estabas contando, algo que está más que demostrado que no es ni parecido a lo que mantienes. Una manera lamentable de intentar salvar tu culo. Una manera lamentable de intentar manipular durante el máximo tiempo posible a todo un país, sobre el mayor atentado que hemos sufrido es, al menos deleznable.
Pero no sólo has faltado el respeto a las víctimas socialistas a manos de ETA, no sólo has faltado el respeto a las víctimas del 11M, te faltó tiempo para contar tus hazañas en los maltrechos aviones en los que viajabas en tu época como presidente. Y hacer bromitas con tu colega Bertín sobre ello. Claro, que a este no se le ocurrió preguntar sobre el accidente del Jak 42, donde aun hoy los familiares de las víctimas siguen pidiendo justicia. Si tu avión estaba como estaba, no queremos imaginar el estado de los aviones donde viajaban aquellos soldados haciendo su trabajo y murieron en acto de servicio por no poder viajar con garantías de seguridad. También a ellos les faltaste el respeto.
No podía faltar el mundo cocina en el programa. Tu receta estrella: una ensalada. Nos perdimos el momento en el que tú y Bertín intentarían encender la vitrocerámica. Imagino que no sabes, además no creo que te hayas tenido que freír un huevo en tu vida. Alguna mujer habrá habido que lo hiciera por ti.
Al final del programa, Bertín estaba deseando hablar de Venezuela, su tema estrella. Un tema donde no tiene miedo a opinar. En este tema Bertín sí que apostilla. No tiene miedo. Y si entre los dos relacionan a Pablo Iglesias, Podemos, Venezuela y la cárcel, entonces la noche habrá valido la pena.
José Mari opina que si Pablo Iglesias llega al gobierno él y Bertín estarían en la cárcel. Pues es curioso, porque es hoy, con Rajoy de presidente, cuando se pide cárcel a una chica de 20 años por unos chistes en las redes.
¡Ay! José Mari, preguntas a Bertín si te votaba cuando te postulabas a presidente. Qué preguntas, ¿no notas que tienes tu trasero algo más limpio esta noche?

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*